Un género que busca hacerse ver

0
2

Domus es un sello discográfico que varios músicos crearon hace algún tiempo, y por el que este año se editaron cinco discos de música instrumental o jazz contemporáneo montevideano. Y ahora también es un festival de jazz, que esta noche tendrá su primera edición.

En la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre, se estará desarrollando este evento que contará con la participación de cinco bandas. Las entradas están en Tickantel y boleterías, a 350 pesos.

El HA Dúo que integran los músicos Hugo Fattoruso y Albana Barrocas será el gran atractivo de la noche, pero además estarán tocando varios artistas de jazz de la movida local: el trío Cimarrón, el quinteto del baterista Juan Ibarra, GAS y Antonino Restuccia con su septeto.

La particularidad es que varios de estos grupos comparten algún músico en su integración, que cada uno además mostrará composiciones propias y que hoy tocarán entre cuatro y cinco temas, además de las transiciones que permitirán el pasaje de una banda hacia la otra.

“Domus como sello, surgió por una necesidad de tener una plataforma de producción, porque llevar a cabo acá estas producciones es bastante difícil. También con la idea de unificar a un montón de proyectos y músicos que están en la vuelta”, cuenta Restuccia, uno de los promotores y participantes de este evento.

“La producción discográfica es difícil en general, y más que nada para este género que no es masivo, no tiene un gran público y tampoco un gran respaldo por el mercado”, explica. “Entonces es una manera de autogestionarnos”.

Eso aplica tanto para el sello como para este festival que hoy va por su primera edición, pero que busca quedar como un precedente para repetirse año tras año, con diferentes propuestas actuales.

En cuanto al septeto de Restuccia, nació para presentar el segundo disco del contrabajista, que es todo de candombe porque es representativo de su identidad.

“La cercanía o la fusión con el candombe es un punto en común entre todos los que vamos a estar participando”, cuenta Restuccia, y asegura que esa línea no fue buscada. “Realmente es la música que hacemos. Si bien es jazz, la influencia de esta ciudad es innegable y se hace notar por ese lado”, explica el músico, que agrega: “yo creo que en ese sentido, sí se puede hablar de jazz uruguayo”.