Raphael: No haré gira de despedida; un día me levantaré y decidiré que ya

0
15

MADRID.- “Con fuerzas” de sobra para seguir renovándose, así se presenta Raphael a sus 73 años en su nuevo álbum, un “niño mimado” en el que “presta” el testigo y la voz a una serie de compositores jóvenes como Dani Martín, Manu Carrasco, Vanesa Martín o Bunbury.

“Los focos un día se apagarán, pero cuando yo decida, porque sabré darme cuenta del momento”, dice sobre la letra de uno de los nuevos cortes, “La última ovación”, escrita por Vega.

“Conmigo no habrá giras de despedida, porque no podría soportarlo. Un día me levantaré y decidiré que ya, cuando no me vea con fuerza, pero tendremos que esperar un poco”, añade.

Hasta “Infinitos bailes” (Universal Music), que se publica este viernes, ha pasado casi una década en la que, con la excepción de “El reencuentro” (2012) con Manuel Alejandro, el cantante se ha dedicado a regrabarse a sí mismo, porque ha “aprendido mucho” y ahora hace “las cosas mejor que antes”, señala.

Fue su hijo Manuel Martos el responsable de elegir a los 14 compositores que, con producción una vez más de Paco Salazar, refrescan su mirada con temas inéditos, como Iván Ferreiro, Rozalén, Pablo López o Mikel Izal, cuya canción ha terminado titulando la última muesca de una discografía que ronda las 80 obras.

Tras singles “rompedores” como el de Izal o exhuberantes como el de Dani Martín (“Aunque a veces duela”), llaman la atención letras poderosas como la de “Carrusel”, de Iván Ferreiro: “Las tormentas caminan a mi lado y bailan para mí/ y aunque jamás he preguntado, yo seguiré esperando los días que están por venir”, canta.

“Siempre me he sentido así. Eso le pasa a quienes tienen una forma de hacer muy diferente, que tienen que estar siempre imponiendo su manera de hacer, de decir y de vivir la vida, dejando que las tormentas vayan pasando. A mí no me ha costado, aunque fuese más dramático decir que sí, porque el público ha estado siempre conmigo y durante mucho tiempo”, afirma.

Otro plan que parece más o menos seguro es su vuelta al cine en enero de 2018, tras su última experiencia con Álex de la Iglesia en “Mi gran noche” (2015).

EFE