La Venezuela comunista

0
4

Lo que hoy vivimos en Venezuela no es un sueño de Bolívar como lo promociona el régimen; todo lo contrario: lo que estamos viviendo hoy en nuestro país es el sueño de Fidel Castro, una nación de mendigos, los esclavos del siglo XXI. De eso se trata el socialismo que tanto pregonan y defienden como bandera de su lucha. La abolición de la propiedad, destrucción del aparato productivo, el irrespeto a la dignidad humana son claves del comunismo para luego llevar a los ciudadanos a la supervivencia y que estos se olviden de reclamar libertad, ya que solo estarán ocupados de conseguir el pan diario.

La igualdad que ellos defienden es inconcebible, en primer lugar, porque cada ciudadano nos diferenciamos en nuestras capacidades, médicos, ingenieros, educadores, abogados, amas de casa, albañil; es decir, cada ciudadano tiene su propio conocimiento y se desempeña tal cual es. Solo en socialismo se iguala a los ciudadanos, pero en pobreza: es una igualdad de mendigos y esclavos. En Venezuela el régimen actual intentó llegar a través de las armas; años más tarde llegaron por la vida electoral y prometieron la revolución del cambio, y luego un socialismo hasta conducirnos al comunismo. Solo basta con leer el plan de la patria o Plan Bolívar 2000 (lanzado 27 de febrero 1999) que es donde nace el esquema que hoy estamos padeciendo todos los venezolanos.

La hegemonía comunicacional es parte del sistema comunista que se maneja en Cuba y que hoy lo aplican en Venezuela; libreta de racionamiento para poder comer que en nuestro país le llaman los CLAP, colas interminables para conseguir un producto de higiene personal, la persecución a los medios de comunicación, encarcelar a la voz disidente, enviar al exilio a los jóvenes recién graduados, convocar a farsas elecciones para legitimarse ante la comunidad internacional, el control absoluto de todas las instituciones y los poderes públicos y, lo más desastroso, diseñar una oposición de acuerdo con sus necesidades.

Hoy en Venezuela no hay una oposición férrea al régimen, solo existen unas personas que han decidido convivir con el tirano y limpiarle la cara en unos llamados “diálogos” cada vez que estos están siendo acusados por la comunidad internacional.

La Venezuela comunista fue el sueño del hoy ya extinto Fidel Castro y lo llevó a cabo a través de su pupilo Hugo Chávez. Los venezolanos debemos tener en cuenta que aquí no estamos luchando por comida, seguridad, empleo, en fin, buena calidad de vida; esto va mucho más allá. Hoy los ciudadanos de este país luchamos por un cambio de sistema, no de presidente; nuestra lucha no es por ganar una gobernación o alcaldía y eso deben entenderlo quienes dicen ser líderes del cambio. Venezuela está sumergida en la miseria gracias al sistema socialista-comunista; no podemos pretender salir del socialismo con más socialismo y esto lo digo porque para nadie es un secreto que la mayoría de los partidos que hacen vida dentro de la MUD están inscrito en la internacional socialista, hay que entender que el problema en Venezuela no es Nicolás Maduro o Diosdado Cabello: nuestro mayor enemigo se llama socialismo-comunista-bolivariano diseñado en La Habana Cub.

Todo lo puesto a este sistema es una amplia coalición de libertarios unidos por rescatar la democracia. La Venezuela comunista es el legado de los dictadores fallecidos. Está en nuestras manos revertir este daño irreparable, pero sí se puede superar: es cuestión de cada ciudadano de la decisión personal que tomemos. En estas horas el futuro nos pertenece.