La MUD pidió a mediadores permanecer en el país

0
11

Ante la inercia de las comisiones técnicas de la mesa de diálogo, la Mesa de la Unidad Democrática propuso al Vaticano y a Unasur que en lugar de venir cada 10 o 15 días, los ex presidentes, o uno de ellos, permanecieran en Venezuela para lograr avances en los acuerdos establecidos. 

La idea surgió porque las comisiones no trabajan, por ejemplo, desde el 24 noviembre cuando llegaron los mediadores en medio de la crisis originada cuando el gobierno abandonó las instancias el 22 porque la Asamblea Nacional debatió el caso de los “narcosobrinos”.

Entre el 24 y 25 de noviembre los facilitadores hablaron separadamente con los representantes del gobierno y de la oposición, en un intento para evitar la suspensión del diálogo. Durante esta semana no ha habido actividad.

El dirigente de Un Nuevo Tiempo, Vicente Bello, espera que la propuesta sea acogida puesto que por ahora solo se reúne con más regularidad la comisión de derechos humanos, debido a que el nuncio apostólico, Aldo Giordani, sí está en Caracas y lograr mantener comunicación con el diputado Timoteo Zambrano (UNT) y con la canciller Delcys Rodríguez. “Queremos que así como está la Iglesia estén los ex presidentes, porque el gobierno no quiere incumplir”, alegó Bello. 

El secretario de la MUD, Jesús Torrealba, fue recibido ayer por Giordani a quien le expuso la preocupación por el retardo en liberar los presos políticos y reconocer la Asamblea Nacional: “Si el diálogo no da resultados concretos, la Mesa tendrá que revisar su participación en la reunión del 6 de diciembre, porque el país necesita hechos, no simplemente habladera. Compartimos con monseñor Giordani cómo los venezolanos nos hacemos más pobres, se destruye la moneda nacional, mientras el gobierno sigue en su estrategia criminal de ganar tiempo. ¿Para qué? Para que explote el malestar económico. Vinimos con el representante del papa a expresarle nuestra extrema preocupación, y él compartió su preocupación por la falta de cumplimiento del gobierno”. 

Al preguntarle si el diálogo seguirá hasta el 2020, como cree el presidente Nicolás Maduro, respondió: “Esas palabras revelan extrema irresponsabilidad porque quien está obligado en la mesa es él, y no puede decir quién se retira o no. La política de la Unidad es autónoma. Si no hay resultados revelaremos cambios en nuestra estrategia. El presidente habla pistoladas; la realidad es que el Bolívar no vale nada y en cuestión de semanas habrá una hecatombe económica con un severo impacto social”, advirtió.