Irán e Irak resisten presión para recortar producción antes de reunión de la OPEP

0
8
El ministro de Petróleo de Irak, Jabar Ali al-Luaibi, arriba al hotel antes de un encuentro con pares de la OPEP en Viena, Austria, November 28, 2016. Irak e Irán se resistían el martes a la presión de Arabia Saudita para recortar su producción de crudo, lo que complicaba los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo por alcanzar un acuerdo para aliviar el exceso de suministros globales en su reunión del miércoles en Viena. REUTERS/Heinz-Peter Bader
El ministro de Petróleo de Irak, Jabar Ali al-Luaibi, arriba al hotel antes de un encuentro con pares de la OPEP en Viena, Austria (Foto REUTERS)

 

Irak e Irán se resistían el martes a la presión de Arabia Saudita para recortar su producción de crudo, lo que complicaba los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo por alcanzar un acuerdo para aliviar el exceso de suministros globales en su reunión del miércoles en Viena.

Fuentes de la OPEP dijeron a Reuters que los expertos que se congregaron en Viena el lunes no consiguieron superar las diferencias entre el líder de facto del cartel, Arabia Saudita, y los otros dos grandes productores del bloque – Irán e Irak – en torno a los mecanismos para reducir el bombeo.

“La recuperación de la participación de mercado del petróleo perdida por Irán es una voluntad nacional y una demanda del pueblo iraní”, dijo la agencia de noticias iraní Shana tras citar al ministro del Petróleo del país, Bijan Zanganeh, quien tiene previsto arribar a Viena más tarde el martes.

La OPEP, que representa un tercio de la producción mundial de petróleo, acordó en septiembre limitar el bombeo a un rango de entre 32,5 millones y 33 millones de barriles por día (bpd), frente al actual nivel de 33,64 millones de bpd, a fin de apuntalar los precios del crudo que han caído a la mitad desde mediados del 2014.

Irán sostiene que desea elevar sus niveles de producción para recuperar la participación de mercado que perdió por las sanciones internacionales que se le impusieron durante la disputa por su programa nuclear, un periodo en el que su rival Arabia Saudita elevó sus propios suministros.

En las últimas semanas, Riad ofreció recortar su producción en 500.000 bpd, según fuentes de la OPEP, y sugirió que Irán debería limitar su bombeo a bajo 4 millones de bpd. Teherán ha enviado señales mixtas al respecto e incluso ha afirmado que desea extraer 4,2 millones de bpd.

Irak también exige una cuota más elevada de bombeo, argumentando que necesita más fondos para combatir al grupo extremista Estado Islámico. La riña entre Irak y Arabia Saudita se centra básicamente en si Bagdad debería utilizar sus propias estimaciones para limitar su producción o guiarse por las cifras más bajas entregadas por los expertos de la OPEP.

Y en un hecho que eleva aún más las tensiones, el ministro de Energía saudí, Khalid al-Falih, dijo el fin de semana que el mercado petrolero lograría el equilibrio incluso sin un pacto sobre la producción. Anteriormente había afirmado que Riad estaba ansioso por lograr un acuerdo. Falih tiene previsto arribar a Viena más tarde el martes.

“Hoy las percepciones son dispares”, dijo el martes el ministro de Energía de Indonesia, Ignasius Jonan, cuando fue consultado sobre la posibilidad de un acuerdo. “No lo sé, veamos”, respondió. Los futuros del crudo Brent cayeron más de 2 por ciento, hasta 47 dólares el barril, tras sus comentarios.

En tanto, los ministros del Petróleo de Argelia y Venezuela – miembros de la OPEP – viajaron a Moscú el martes para intentar persuadir a Rusia – que no pertenece al bloque – de que se comprometa a reducir y no sólo congelar su producción, que marcó nuevos máximos en el último año.

Los funcionarios no hicieron declaraciones al salir de la reunión y tampoco se espera que el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, asista al encuentro en Viena.