¿Humo blanco?

¿Humo blanco?

0
28

Hay días que pienso que vamos por buen camino y hoy es uno de ellos. Los periódicos del mundo están llenos de artículos que solo irradian pesimismo y lo peor es que son muchos los lectores que se contaminan, lo cual beneficia tan solo a los que los financian y a los que, acosta del pesimismo, se lucran o se atornillan el poder.¡No seamos pendejos, por favor!

En este momento en Venezuela se maneja un dialogo serio y creíble, entonces, hay que darle crédito al asunto, se debe moderar el lenguaje político y se le debe restar importancia a las provocaciones; aquí no se trata de acción y reacción, aquí se tiene que insistir en un solo objetivo fijo con metas razonables y a eso se le llama acuerdo. Los que son amigos y están en un mismo lado, conversan; los que piensan diferente, dialogan. Obviamente a lo muy interno y en voz baja es válido gritar y salirse de los modales, eso es una manera de drenar pues el dialogo es muy áspero y al final se sabe que unos darán más de lo que calcularon y otros recibirán menos de lo que aspiraron. Un buen arreglo, como dice mi suegro es: “O todos contentos, o todos inconformes y no unos con ventajas y otros desfavorecidos”.

La base para dialogar está en considerar que 80% no es 100% y más aun cuando el 20% tiene el poder; cuidado con eso, que en Francia están terminando un mandato con 5% de popularidad y no hay desgracia. El chavismo no va a desaparecer, por favor hay que dejar la ingenuidad; serán una fuerza política en el gobierno, o oposición; Venezuela tiene un mapa diferente desde hace tiempo, hay que aterrizar.

El dialogo debe de estar concentrado en unos pocos quienes representan a muchos; en ellos hay que depositar la confianza, pues no es posible conversar en “templete”. En el caso de la Unidad realmente hay que quitarse el sombreo; allí se agrupan todas las tendencias, posiciones y colores, lo cual para nada es tarea fácil. Habrá alguno que quiera jugar a su aire; a ellos, con mucho respeto, hay que convencerlos de ser el caso, que están equivocados, pero ello no implica que no sean una minoría dentro de la mayoría, a la que también hay que respetar su esencia, aunque no se comparta.

Costó mucho llegar a esto y obviamente hay condiciones impuestas para ambas partes. A veces se debe aprender a leer entrelíneas: la repentina visita del Presidente Maduro al Vaticano no es para una foto, que no la hubo; la llegada de Thomas Shannon al país no es para ir a pasear en Los Roques. En momentos, el desborde de los silencios puede ser el augurio de las buenas nuevas, ¿por quéno en este caso?

Aquí habrá humo, pero no solo blanco sino de todos los colores y no saldrá de una chimenea; la exclusividad de eso, ya la tienen otros, en nuestro caso se originará en una mesa y más pronto que tarde ojala…