Encarcelamiento de Lula “causaría inestabilidad” en Brasil, asegura Temer

0
6

(Brasilia, Brasil. dpa).- El presidente de Brasil, Michel Temer, consideró que el eventual encarcelamiento del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción causaría inestabilidad en el país sudamericano, según una entrevista emitida hoy.

“Habría movimientos sociales”, dijo Temer, en relación con una eventual detención de Lula, en una entrevista grabada hace unos días en Brasilia y difundida hoy por la emisora TV Cultura.

“Y toda vez que uno tiene un movimiento de contestación a una decisión de la Justicia, eso puede crear una inestabilidad”, agregó el mandatario, que sustituyó hace unos meses a la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, en la presidencia de Brasil.

Temer pidió sin embargo que las acusaciones de corrupción contra Lula en el caso anticorrupción conocido como “Lava Jato” sean tratadas “con naturalidad” por el aparato judicial.

“Defiendo la actividad de la Justicia y del Ministerio Público”, aseguró Temer, que ha sido también acusado de corrupción por testigos en el marco de “Lava Jato”, considerada como la investigación anticorrupción más grande de la historia de Brasil.

El actual presidente negó haber cometido irregularidades que lo impliquen en la trama de corruptelas que existió durante años en la petrolera semiestatal Petrobras.

Lula está acusado de haber favorecido durante sus dos Gobiernos (2003-2010) presuntamente a varias empresas en sus negocios con Petrobras y de haber recibido a cambio un apartamento u otras dádivas. El ex presidente debe ser juzgado próximamente por los cargos ya presentados por la fiscalía brasileña (Ministerio Público).

La investigación en torno a la petrolera, bautizada como “Lava Jato” por la policía, ha causado un terremoto político en los últimos dos años en Brasil.

Decenas de políticos, tanto del conservador Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Temer, como del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y de otros grupos políticos, están bajo investigación.

Los escándalos de corrupción han generado una grave crisis institucional en Brasil, que se ha sumado a la dura recesión que sufre la primera economía latinoamericana.