Cuestionan credibilidad de uno de los testigos en el juicio de los sobrinos Flores

0
21

(AFP).- La credibilidad de uno de los principales testigos presentados por la fiscalía estadounidense en el juicio de los dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, acusados de planificar el envío de 800 kg de cocaína a Estados Unidos, fue duramente cuestionada el lunes por los abogados defensores.

Lea también: La “información comprometedora” que enseñaron hoy en el juicio de los Flores

Ésta es la segunda semana del juicio a los primos Efraín Antonio Campo Flores, 30 años, y Franqui Francisco Flores de Freitas, de 31, sobrinos de la esposa del presidente venezolano Nicolás Maduro y arrestados por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, hace un año en Haití. Desde entonces están encarcelados en el sur de Manhattan, junto a la corte federal.

Uno de los principales testigos del juicio es un exinformante de la DEA, José Santos Peña, que trabajó en el pasado para el cartel mexicano de Sinaloa y que se reunió con los primos Flores en Caracas para negociar con ellos el envío de droga a Estados Unidos.

Pero resulta que este informante y su hijo, José Santos Hernández, que recibieron más de 1,5 millones de dólares de la DEA para participar en esta operación, al mismo tiempo se involucraron en un tráfico real de metanfetaminas, cocaína y heroína a Estados Unidos, descubierto por la DEA en abril pasado. Entonces fueron detenidos, se declararon culpables y están presos.

Randall Jackson, uno de los abogados de Campo Flores, intentó arrojar dudas sobre el hecho de que el ladrillo de un kilo de polvo blanco que Campo Flores muestra en una reunión con Santos Peña grabada secretamente por la DEA sea cocaína.

“Usted tomó la decisión de no tomar una muestra para dársela a la DEA”, dijo Jackson al exinformante.

“Las pruebas que yo hice son suficientes para saber que es cocaína, y que era de buena calidad. He usado cocaína y sé lo que es (…). Yo no tenía permiso para sacarla fuera”, respondió el narco y exagente de la DEA.

Santos Peña dijo que miró, olió y frotó la cocaína en su brazo, lo cual produjo un aceite. Cuando no supo decir a Jackson qué sustancia química es ese aceite, el abogado afirmó: “¡No sabe qué químico es, no tiene la menor idea” si era cocaína!

Los abogados defensores dijeron al juez Paul Crotty que presentarán como testimonio grabaciones telefónicas hechas por Santos Peña desde la cárcel que muestran cómo el exinformante ha mentido sobre varios temas y sigue traficando drogas desde la prisión.

Los últimos testimonios finalizarían el miércoles de tarde, y a partir del jueves el jurado debe reunirse para llegar de forma unánime a un veredicto. La pena mínima por los crímenes de los que son acusados son 10 años de prisión, y la máxima cadena perpetua.