El tiburón pasa de predador a presa

El tiburón pasa de predador a presa

0
22

El tiburón forma parte de las especies en peligro por la pesca desenfrenada que amenaza a algunos ejemplares, aunque suscita más miedo que empatía.

Las estimaciones de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) son alarmantes: cada año 100 millones de escualos mueren en el mar.

O sea dos veces más capturas de las que permitirían mantener a la población de tiburones en el nivel actual, advierten las oenegés de protección de la fauna.

Es un tema de vida o muerte“, resume sin rodeos Luke Warwick, del instituto de investigación independiente estadounidense Pew.

“La demanda, en particular de aletas, carne o branquias es más alta que nunca”, afirma Andy Cornish, experto de escualos en la organización mundial de protección de la naturaleza WWF.

El apetito insaciable de los consumidores asiáticos por la carne, el aceite, la piel o el hígado de tiburón los han convertido en una presa muy buscada.

Algunos pescadores no dudan en cortarles las aletas y luego lanzarlos vivos al mar, una práctica prohibida pero llevada a cabo en zonas del océano Índico o del Pacífico.

“Los tiburones son un eslabón esencial del ecosistema oceánico y las rayas son una de las especies ineludibles. Por eso tenemos que protegerlos”, dice Dan Ashe, director de los servicios estadounidenses de la pesca y de la fauna.

Por ello, la CITES se pronunciará esta semana sobre una propuesta apoyada por casi 50 países para añadir 13 nuevas especies de tiburones y de rayas al anexo II, que regula el comercio de especies amenazadas.

Vale destacar que al día de hoy hay ocho tipo de tiburones protegidos.