Kremlin dice que acusación de “barbarie” puede dañar proceso de paz en Siria

0
15

MOSCÚ.- Las duras palabras de la embajadora de EEUU ante la ONU, Samantha Power, que acusó a Rusia de “barbarie” en Siria, pueden dañar el proceso de paz y las relaciones bilaterales entre Moscú y Washington, advirtió hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Esta retórica puede causar un serio daño al proceso de paz y a nuestras relaciones bilaterales. Por el bien de una solución, preferimos evitar respuestas en caliente” sobre este asunto, dijo Peskov a los periodistas, tras calificar de “inaceptables” las declaraciones de Power.

La diplomática estadounidense acusó a Moscú de apoyar una “matanza” perpetrada por las tropas sirias en Alepo, que según Power ha sufrido al menos 158 ataques aéreos de las aviaciones rusa y siria en las últimas 72 horas.

“Lo que Rusia está haciendo no es antiterrorismo, es una barbarie”, aseveró Power, que también acusó al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, de creer “sólo en una solución militar” para el conflicto con la oposición moderada.

Una semana después de que expirara el alto el fuego acordado tras una ardua negociación entre Rusia y Estados Unidos, las dos potencias se acusan día sí y día también de la responsabilidad por el fracaso de la iniciativa.

“Ya no sé a quién creer. En ellos sí que no puedo confiar en un cien por cien”, dijo hoy a una televisión local el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en alusión a Estados Unidos.

El jefe de la diplomacia rusa -que reiteró hoy que Washington se ha mostrado hasta ahora incapaz de cumplir con los acuerdos para el alto el fuego- apuntó a la posibilidad de que los militares estadounidenses no atienden a las órdenes de su presidente, Barack Obama.

“Obama respaldaba la cooperación con Rusia, y así lo confirmó al reunirse con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en China. Parece que los militares no le hacen mucho caso a su comandante supremo”, afirmó Lavrov.

Su número dos, Mijail Bogdánov, señaló a la posibilidad de que algunas fuerzas, tanto en EEUU como en Siria, “esperan que la nueva administración (que salga de las elecciones de EEUU en noviembre) adopte una postura más dura y confían en la solución militar” al conflicto.

EFE